Mi primer día de cole.

¡Hola a tod@s!

Hoy quería hablaros sobre un día muy importante tanto para mi hermano pequeño, como para nosotros, su familia.

Resulta que el viernes pasado día 1, empezó a ir a una Escuela Infantil que realiza escuela de verano durante los meses de junio y julio. Él ya tiene 3 años, y en septiembre va a empezar a ir al colegio pero nunca había ido a una guardería o escuela infantil hasta entonces. Por eso, para que la incorporación fuera más llevadera en septiembre, se pensó llevarlo durante este mes de junio (y quizás también julio) a la Escuela de verano, con un horario de 9 a 12.

Antes de la incorporación, mi hermano ya había ido con su mami un par de veces y había estado en los columpios del centro,visitando las instalaciones…Toda la semana anterior a la incorporación, han estado también en casa hablando del cole, preparando la mochila juntos.etc.

Todo esto es muy importante, puesto que el niño se enfrenta a un ambiente totalmente diferente a lo que está habituado. Él está acostumbrado a estar con los papás o abuelos, y no a estar en compañía de otros niños con los que tiene que compartir los juguetes y seguir unas normas, que pueden ser contrarias a sus deseos.

Además, el hecho de ya haber visitado el centro con la mami antes, ha hecho que para él sea un lugar conocido y no lo relaciona con que sea un lugar donde los papis lo dejan allí toda la mañana, si no un sitio donde sus papás también ha estado y el cual ya le resulta familiar.

El período de adaptación del cuál oímos tanto hablar, puede ser un momento traumático para el niño por la separación de los padres y el encontrarse en un territorio desconocido para él y que no domina. Por ello, es muy positivo que los padres preparen al niño para este momento, como digo visitando el centro, preparando juntos la “mochila”, hablando de los amiguitos, comparándolo con otros personajes de dibujos que también van al cole…

También es importante tener en cuenta, que cada niño es un mundo y cada uno necesita un período de adaptación más o menos largo, y que llore el primer día no quiere decir que vaya a afectar a este niño en su escolarización. La idea es, complementar desde casa el período de adaptación que ya hacen los profesores en el colegio, con el fin  de que el niño pueda llevar a cabo el aprendizaje en un ambiente de seguridad y cariño.

El viernes, cuando su mami lo llevó al cole, el cogió de la mano a su seño y entró diciendo: “Mami nos vemos luego, después del cole”. Sin una lágrima, y sin volver la vista atrás 🙂

 

Deja un comentario